Fotografía Nocturna, Una foto paso a paso.. Monnegre

Hoy quiero después de mucho tiempo sin añadir nada nuevo al blog, compartir una experiencia con mi buen amigo Carlos Serrano de NOCTURNA con el que suelo compartir esas noches de “vicio” fotográfico y como siempre me hace participe en muchos de sus proyectos y me anima a seguir descubriendo nuevas ideas para la fotografía nocturna.

Esta misma mañana en su blog, me he llevado una grata sorpresa al ver plasmado una idea que llevaba en mente y tuve la oportunidad de seguir su desarrollo y participar sobre todo en la iluminación de una escena algo que me lleva en todo este tiempo marcado en mente superase en lo ya probado o creado aun siendo un mismo lugar…

La ermita de Chapitel o “del cura”, es lo que podemos llamar un santuario para muchos fotógrafos independientemente si su actividad es diurna o nocturna, pero en nuestro caso, muchos aficionados conocemos este lugar culto en fotografía nocturna, difícil por conseguir nuevos encuadres y desarrollar algo nuevo. Lo único que quizá podemos aspirar es a superar es lo que anteriormente en otras ocasiones ya hemos tenido probado al visitarlo. En esta ocasión gracias a Carlos aprendí esa noche conceptos que son clave, sobre todo en la iluminación.

Que mejor explicación que la que Carlos nos cuenta en su blog y que desde luego con su permiso me permito compartir aquí esta experiencia en la que hicieron falta dos noches para desarrollar la idea de no descuidar la iluminación del entorno en una fotografía Lightpainting…

UFO Experience

HISTORIA DE UNA FOTOGRAFIA:LA ERMITA

INTRODUCCION

Tal vez pueda parecer que la fotografía nocturna es una serie de “prueba y error” en la que al final te quedas con la que más te gusta. Haciéndolo así, corremos el peligro de no saber lo que estamos haciendo, no saber por qué, y lo más importante, no tener la capacidad de poder repertirla. Esto se da mucho en obras de light painting, en donde, bien sea por desconocimiento o bien porque no tengamos tiempo o ganas de “perder” algunas tomas,  es frecuente ver como algunos autores anteponen la espectacularidad de una espiral o un efecto de luces en pro de la diversión, olvidándose por completo del resto de la escena, con las carencias que ello supone.

No quiero decir con esta afirmación que todos los autores de light painting procedan de la misma forma, sin tener en cuenta ciertas “reglas” aburridas y que creo fundamentales conocer y saber aplicar cuando la escena lo requiera. De hecho conozco a buenos autores de esta práctica que las conocen y aplican a la perfección cuando lo requiere su trabajo, pero que también saben cuando “saltarse” estas reglas para potenciar su trabajo de light painting o simplemente porque no quieren incluir ninguna iluminación extra… como mi buen amigo Pedro Alcázar, máster de esta técnica en España y con el que he trabajado y trabajo a menudo en proyectos comunes.

Aqui reside la verdadera formación…“…conocer las reglas para saber cuando saltárselas…”  Puede parecer una frase hecha muy manida pero que con la experiencia te das cuenta de que está a la orden del día en la formación de un fotógrafo que quiera realizar una fotografía tan espectacular como la nocturna en cualquiera de sus variaciones.

Obviamente, cada escena, cada momento, requerirá de unos conocimientos para poder sacarle el máximo partido independientemente del resultado que se quiera obtener. Así, habrá que conocer cómo va a repercutir la luz ambiente, la contaminación lumínica, la iluminación aportada, la indirecta producto del light painting, y tantos otros factores a tener en cuenta que serán fundamentales para que nuestra foto no sea producto de la suerte.

Pero entonces, para realizar light painting es necesario saber de reglas de iluminación, composición, color, exposición, etc…?

En mi humilde opinión no solo es necesario sino que es fundamental para no ponernos límites. El light painting puede parecer mas repetitivo, realizando tomas, una tras otra, hasta que sale el efecto deseado con las diferentes herramientas que existen para ello, sin embargo, cuando extrapolamos ese efecto que ya sabemos realizar a un escenario,  nos podremos encontrar con un verdadero muro sino sabemos como integrar ese efecto con el escenario, o viceversa,  resultando en la mayoría de las veces en una sesión agotadora toma tras toma y con resultados inciertos.

ERMITA NUEVA DE CHAPITEL – MONNEGRE (ALICANTE)

Empezamos una serie de artículos en donde desarrollaremos diferentes trabajos de fotografía nocturna y light painting o “pintura de luz” en donde podreis ver todas las fases de una sesión hasta obtener el resultado que se pretende.

Para este primer artículo hemos escogido La Ermita nueva de Chapitel, una ermita anexa a una gran casa en ruinas en el barranco del Monnegre. Un lugar muy concurrido por fotógrafos nocturnos y que se presta a realizar varias tomas e introducir efectos de luz.

En esta ocasión realizaremos una foto con iluminación artificial con linterna de xénon y led.

PASO 1 – Para empezar deberemos de realizar una simple prueba de luz ambiente para evaluar la luminosidad del cielo que queremos para nuestra foto y cómo afecta la contaminación lumínica al resto de la escena. Al mismo tiempo, este tiempo de exposición para la luz ambiente nos dirá de cuánto tiempo vamos a disponer para realizar las iluminaciones posteriores.

Buscamos una imagen de contraste por lo que el cielo no estará equilibrado con el resto sino mas bien oscuro para potenciar el misterio de la toma final. Así el histograma saldrá muy subexpuesto, ya que solo nos interesa la luz que ha captado el cielo teniendo en cuenta que después corregiremos toda la exposición con la iluminación artificial.

En esta ocasión una simple prueba a iso 1600 y 30 segundos de exposición nos sobra dejándonos un cielo oscuro pero con luz y comprobando que no hay demasiada influencia de contaminación lumínica sobre el resto del escenario. Realizamos los cálculos aplicando la Ley de reciprocidad y nos resulta en que tendremos un tiempo total para realizar la foto de 8 minutos a iso 100.

PASO 2 – Ya tenemos la base de nuestra exposición, ahora toca saber cuanta iluminación vamos a necesitar para iluminar nuestra escena. Para ello elegimos lo que en nuestra escena es el elemento principal, en este caso, la fachada de la ermita. Realizamos nuestra prueba a un ISO alto haciendo un barrido con linterna por toda la fachada.

Hay que tener en cuenta que la posición y la velocidad con la que hagamos el barrido con la linterna en nuestra prueba, tendrá que ser igual cuando hagamos la foto final por lo que habrá que pensar cual será el mejor sitio desde donde iluminaremos. En esta ocasión nos ha bastado con una pasada para iluminar la fachada. El histograma ahora ya presenta una composición más correcta, y se muestra completo,  más parecido al que obtendremos al final.

En esta prueba, el tiempo de exposición nos dá lo mismo, limitándose al tiempo que tardemos en iluminar, eso si, nunca deberá de ser superior al tiempo base que ya tenemos de 8 minutos cuando realicemos el cálculo de iluminación para nuestra foto final.

En este caso hemos empleado 1 pasada de luz a iso 1600, luego corresponderá a 16 pasadas iguales cuando hagamos nuestra foto a iso 100. (Mas adelante veremos si nos sirven o corregimos)Acabada esta prueba repetiremos lo mismo pero para ver como iluminaremos el interior de la ermita.

Colocamos una linterna más cálida y menos potente en una esquina del interior y realizamos una prueba a iso 1600 para mantener la misma proporción que con las anteriores pruebas. Queremos una iluminación que nos muestre el interior con detalle pero ligeramente subexpuesta para que no compita con nuestra iluminación principal. En este caso 12 segundos son suficientes lo que significa que para nuestra toma final de 8 minutos, tendrá que estar encendida la mitad de tiempo en el interior.

Bueno, ya tenemos algunos datos que aplicaremos a nuestra toma final:

– Exposición de 8 minutos como mínimo.
– 8 minutos para poder iluminar todo el escenario.
– 16 pasadas de luz en nuestro elemento principal (fachada ermita).
– 4 minutos de exposición para iluminar el interior.

PASO 3 – Ahora toca evaluar la escena para corregir y sumar iluminaciones partiendo como base de nuestra iluminación principal. Esto es una práctica fundamental en iluminación ya sea de estudio o en exteriores ya que de lo contrario, si hiciéramos un esquema de luz a la vez con dos o tres luces no sabríamos como actuan cada una, y nos costaría mucho corregirlas.

1 – Lo primero que vemos es que el resultado de iluminación principal con 16 pasadas de luz se come un poco el color de la pared por lo que decidimos dar unas 12 pasadas cuando realicemos la toma final.
Lo segundo que nos llama la atención, es que cuando hemos aplicado nuestra iluminación principal a la fachada, de forma muy rasante a ésta para realzar las texturas, hemos “manchado” en exceso y debido a la dispersión de la luz de la linterna, la pared lateral,   por lo que deberemos de realizar un tapado con la mano en la linterna para conseguir no iluminar esa zona. Ésta pared lateral también habrá que iluminarla, pero para mantener el volumen natural de la construcción y no perder la tridimensionalidad habrá que aplicarle 3 o 4 veces menos luz que a la fachada principal. Por otra parte, para resaltar las texturas de la pared iluminaremos también de forma muy rasante a ésta tapando con la mano la linterna para no contaminar la fachada principal que ya hemos iluminado. Decidimos dar al lateral 3 pasadas de luz, (3 veces menos).

2 – Solucionada la iluminación principal vemos que el fondo de la casa se nos queda muy oscura. Tenemos que darle un poco de luz pero aquí se nos complica un poco cómo iluminar esa fachada ya que para no salir en la foto debemos  colocarnos en la esquina de la izqda. (detrás del primer plano) por lo que para iluminar bien la esquina superior e inferior derecha (la que sale en la foto) tendremos que aplicar la “Ley del cuadrado inverso”, es decir, tendremos que aplicar 4 veces mas luz a esa zona que a donde estamos nosotros iluminando. Nuestra intención es dejar esa parte un poco más oscura que la fachada principal pero que se vea iluminada, por lo que decidimos que con 3 + 12 pasadas serán suficientes.

Y os preguntareis, si hemos dado también 12 pasadas a la fachada principal, cómo se va a quedar más oscura la fachada del fondo con las mismas pasadas? Efectivamente para poder asegurarnos más deberíamos haber realizado una prueba a iso alto con esta iluminación y ver como se quedaba sobre el resto, sin embargo, aquí entran en juego dos factores más a tener en cuenta cuando iluminamos, la reflexión de los elementos y la distancia. En este caso, la fachada principal estaba recubierta de placas de yeso agrietado por lo que tenía una reflexión de la luz muy superior, mientras que la segunda fachada estaba desnuda, es decir, no tenía ningún enlucido e  iluminamos desde abajo muy pegados a la pared, separándonos cuando teníamos que iluminar la parte superior. De ahí a que una se vea más iluminada que la otra con las mismas pasadas de luz.

3 – Sumamos a la compo este árbol que nos quedaba en medio de la toma. Merece la pena iluminarlo. Para ello, desde el mismo sitio que hemos iluminado la fachada anterior le damos 10 pasadas de luz en su parte superior, y 3 en su parte inferior, ya que estamos iluminando desde más lejos y el árbol tienen un tono gris de haberse secado hace años. Tenemos que tener precaución de no sumar luz en un mismo sitio por lo que haremos reservas tapando con la mano la linterna las zonas que ya hayamos iluminado y viceversa.

4 – Ya casi la tenemos..! ahora le toca el turno al suelo y a un fondo con unas piteras y unos cactus que nos separarán los planos si los iluminamos. Desde el mismo sitio y aplicando otra vez la Ley del cuadrado inverso iluminamos de forma muy rasante al suelo para crear sombras pronunciadas que matizamos al final elevando la fuente de iluminación. Con 3 pasadas rasantes + 1 de relleno y 12 pasadas al fondo nos vale.

5 – Y por último, nos quedaba el interior, que cómo ya lo hemos probado antes con la prueba de exposición, no nos supondrá ningún problema extra.

Así que resumiendo para nuestra toma final:

– Exposición de 8 minutos como mínimo.
– 8 minutos para poder iluminar todo el escenario.
– 12 pasadas de luz en nuestro elemento principal (fachada ermita).
– 4 minutos de exposición para iluminar el interior.
– 3 veces al lateral
– 3+12 a la fachada del fondo
– 10 + 3 al árbol
– 3+12+1 de relleno al suelo y fondo

PASO 4 – En total hemos estado 2 minutos con las pruebas y otros 5 o así evaluando la escena. Hemos tardado en iluminar toda la escena 6 minutos + 2 y poco más que hemos dejado la exposición para captar la luz ambiente que sabíamos y al final dejamos otros 8 minutos para procesar el ruido cromático. En total 25 minutos, pero tienes una foto que no ha sido producto de la suerte..!!

Ahora ya tenemos nuestra foto base por si queremos añadir algún efecto de  light painting, en esta ocasión decidimos que no estaría mal añadir algun efecto saliendo por la puerta ya que es una zona que ha quedado un poco oscura y se presta para ello. Obviamente, si tu intención es la de dar más protagonismo al light painting en tu escena, deberás de situar estas zonas para que no compitan con el efecto de luz o lo estropeen buscando siempre zonas más oscuras o no iluminandas.

PASO 5 – Como antes, realizamos nuestras pruebas para encontrar el efecto que queremos pero esta vez las realizaremos al iso final de nuestra foto base y con los mismo parámetros para ver cómo actua y cómo influirá en la iluminación general de la foto. En este caso, vemos que iluminará indirectamente parte de la entrada y el árbol.

En esta ocasión hemos optado por un efecto de “ente” creado con una sábana en movimiento iluminada por detrás con un linterna led para conseguir esa vaporosidad. A diferencia de la iluminación de la escena, no tenemos ningún control cuando hacemos algún efecto de luz de estas características siendo muy difícil que podamos repetirlo exactamente igual, por lo que, tendremos que ir haciendo pruebas hasta dar con el efecto que más nos guste.

Éste es un ejemplo muy sencillo, pero hay otros muchos más complejos y que se realizan con diferentes herramientas específicas de luz que requieren de mucha práctica, por lo que es aconsejable probar los efectos en casa antes de salir a la localización para no perder mucho tiempo haciendo pruebas.

Ya tenemos nuestra toma final… Lo bueno, es que como ya teníamos la base de luminación perfectamente estudiada, podremos repetir la toma con varios efectos o introduciendo algunas variantes, en este caso, cambiamos la iluminación interior cálida por una más fría.

Ale, a disfrutar de la noche…!!

datos de la toma:  f5.6  501 seg.  iso100  3200K  iluminación con linterna cálida xénon y led.

Antonio

La fotografía nocturna es una de mis aficiones en la que me ha enganchado desde hace años, pero no tenia los medios para poder practicarla, a dia de hoy y gracias a la fotografía digital podemos disfrutar de la fotografía de larga exposición, de tal manera que vemos los resultados en el instante de hacer la toma, corrigiendo cualquier anomalía y dándonos la oportunidad de aprender sus secretos en el mismo momento de la toma..

3 comentarios:

  1. Toni eres un maquina

  2. Que gran explicación. No tiene precio esta pedazo de entrada, muchas gracias por tu generosidad.

  3. Es una maravilla. Muchas gracias por la explicación, gracias a ti voy a experimentar más con la fotografía nocturna^^

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
Para comprobar que no eres un robot o un script escribe el texto que aparece a la derecha. Haz click sobre la palabra para escuchar el audio
Anti-spam image